Suele pasar en ocasiones: los que viven  en una Ciudad realizan escapadas a otras ciudades sin conocer en profundidad  las propias.

En este sentido, si vives en Cáceres y no has subido a la Torre Bujaco, tienes delito.

Tiene un coste de 2,5€, lo mismo que una atracción de “cacharritos”, con la ventaja que los niños “entran gratis”, así que por 2,5 entráis un adulto y un niño si fuera el caso, y no tiene límite de tiempo.

Yo hoy he estado con mu hijo, y lo ha flipado!!!

Ya había subido en otra ocasión, pero hoy ha  sido mucho más apasionante, porque nos hemos detenido en el centro de interpretación que está dentro de la Torre Bujaco, puede parecer un rollo para los niños, pero hemos leído algunas cosas interesante que nos han servido de caldo de cultivo para articular una historia que hemos ido narrando cuando hemos accedido a las impresionantes vistas que tiene desde su almena.

Hemos elegido además una hora para entrar que nos ha permitido tener vistas con luz natural  pero como nos hemos entretenido tanto se ha hecho de noche y se han encendido las luces y entonces se ha producido algo mágico porque la percepción de la Ciudad ha cambiado.

Como anécdota os diré que mi hijo de 6 años, me ha dicho al salir “mamá 2 euros con cincuenta céntimos es un precio muy barato para entrar en este lugar, porque ha sido impresionante, gracias por traerme”

Espero con este articulo despertar tu curiosidad si no has subido a la Torre Bujaco, e invitarte a que cuando  surja la pregunta ¿que hacemos hoy en Cáceres?, te plantees  como opción descubrir algún espacio de tu Ciudad, con “otros ojos”.

Qué razón tenía el excelente historiador Miguel Muñoz de San, con su famosa frase:

“El momento elegido para descubrir Cáceres puede hacer que la imagen que se lleva el visitante sea distinta ya que no es lo mismo pasear por sus calles y plazas por la mañana que por la noche, en otoño o en primavera…. Todo momento tiene su encanto e invita a volver, a redescubrir la ciudad bajo otra luz y otro ángulo“.